Las 10 cualidades que definen al jefe “ideal”

 

 

 

Por Virginia Marturet Etchart (*)


 

Para el buen funcionamiento de una compañía siempre es importante la gestión de un buen líder y su equipo. Por este motivo, la consultora de Recursos Humanos Randstad detectó los puntos básicos para convertirse en un directivo con garantías.

Para el buen funcionamiento de una compañía siempre es importante la gestión de un buen líder y su equipo.

Por este motivo, la consultora de Recursos Humanos Randstad detectó los puntos básicos para convertirse en un directivo con garantías:

1. Pertenencia a un grupo. El líder debe comportarse como un miembro más del equipo y tiene que transmitir un objetivo común al resto de personas que se encuentran bajo su supervisión.

2. Capacidad de comunicación. La comunicación debe de ser fluida y transparente y por supuesto debe de primar la honestidad hacia el equipo. Esta comunicación también debe de ser directa y respetuosa.

3. Ejemplo a seguir. El equipo debe de notar la ilusión de su superior en lo que desempeña y debe de encontrar en él un referente no sólo de su trabajo y hacia el resto de compañeros.

4. Estandarte de la compañía. El líder tiene que trasladar los valores y la visión de la compañía para hacer que sus colaboradores se sientan parte importante de ella.

5. Motivador. El líder debe de saber motivar para reforzar las carencias e impulsar los puntos fuertes de cada uno de sus colaboradores para ayudarles en su formación profesional.

6. Promotor del cambio. La creatividad y la innovación tienen que ser dos pilares fundamentales en la gestión del líder y para estar preparados para los cambios.

7. Conciliador. No sólo debe comunicarse con su equipo de forma continua y efectiva sino que tiene que promover la buena relación dentro de él. Para ello, son esenciales la comprensión a la hora de entender a los demás y su capacidad de diálogo. El líder no impone sus opiniones, sino que tiene que convencer a sus colaboradores.

8. Capaz de aprender de los demás. El líder no tiene miedo a rodearse de los profesionales más aptos para aprender de ellos y conocer el mejor resultado en aquello que hacen.

9. Saber delegar. Al no temer a sus colaboradores, el líder debe aprender a delegar y confiar en ellos a la hora de realizar el trabajo.

10. Capacidad de resolución. Reducir los problemas a lo realmente importante y tomar decisiones asumiendo las consecuencias de sus ideas. Tiene que saber coordinar el tiempo de trabajo y eliminar aquellas tareas innecesarias.

En muchas oportunidades vemos como distintas marcas, incluso aquellas de las más reconocidas en todo el planeta, hacen referencia a la felicidad que aflora en nuestro ser por el mero hecho de consumir sus productos. Se utilizan métodos de formas muy creativas/muy creativos: “gotas de felicidad”, “cambia tu humor”, “a pesar del clima comprate algo” y muchas más!

(*) www.vmarturet.com.ar