SoftBank trae U$ 5.000 millones a América Latina; hay interés en tecnológicas uruguayas

Andy Freire, socio para SoftBank Latin America Fund quien estará al frente de la filial argentina del grupo, adelantó que está en estudio algunas empresas locales y el plan es invertir en cada una unos U$ 20 millones.

Tenemos unos US$ 5.000 millones para invertir en Latinoamérica dentro de los próximos 24 meses y, si encontráramos proyectos interesantes en Uruguay que lo ameriten, invertiríamos todo en ese país”.

El desembarco del grupo inversor japonés SoftBank en Argentina abre un nuevo panorama para las empresas tecnológicas locales y de la región: desde Uruguay podrán competir de igual a igual con otras de Brasil, Colombia, Chile, Argentina, México, entre otros países del continente, aseguró el argentino Andy Freire, quien fue designado como socio para SoftBank Latin America Fund, y estará al frente de la filial argentina del grupo.

No hay monto predestinado ni predefinida ninguna subregión de Latinoamérica. El capital irá a los proyectos con mayor posibilidad de crecimiento, indicó, y remarcó que desde cualquier país puede surgir el próximo unicornio (empresa valorada en más de US$ 1.000 millones), incluso Uruguay. El continente está listo para generar nuevos unicornios. Es una cuestión de modelo mental. Muchas veces uno tiene la limitación de pensar que su mercado es el país en el que vive y no el mundo. Tengo la vocación de ayudar a que muchos aprendan a pensar en grande», explicó.

Esa afirmación tiene valor sobre todo por quien la dice: antes que nada, Freire es emprendedor. En la década de 1990 cofundó y dirigió Officenet, empresa argentina que en tan solo cinco años logró ventas por US$ 80 millones y alcanzó los casi 1.000 empleados. También cofundó Axialent y más tarde Quasar Ventures, una «constructora de empresas tecnológicas».

Y no paró. A través de Quasar, cofundó restorando.com, plataforma de reservas de restaurantes en Latinoamérica y trocafone.com, una plataforma con base en Brasil dedicada a la compra y venta de smartphones tipo refurbished (restaurados a las especificaciones exactas por la empresa manufacturera). También es uno de los primeros miembros de Endeavor Argentina. Sin embargo, aseguró que no se enamora de sus empresas, sino que su pasión es crearlas y después dejarlas que vuelen solas.Con esa experiencia detrás sabe que el factor monetario es una de las grandes trabas para «dar el gran salto.

Con SoftBank llega una enorme oportunidad, solo hay que pensar en grande y en forma disruptiva. Si se piensa en grande, existe el talento y la capacidad de armar una compañía global, la empresa está dispuesta a dar el capital para que lo haga. La llegada del grupo sacudirá el mercado y llevará a que más emprendedores piensen así, alentó.