Tiene 20 años y pronto será millonario: lo despidieron y armó su propio negocio durante la pandemia

Ben Gulliver trabajaba en una peluquería. Aprovechó que lo echaron y montó su negocio durante el aislamiento en el garaje de sus padres, en Reino Unido.

Ben Gulliver es una de esas personas que jamás se da por vencido. Se trata de un joven emprendedor que no bajó los brazos después de que lo despidieran en plena pandemia de coronavirus. Y en pocos meses será millonario.

Con apenas 20 años, este joven decidió seguir su sueño de iniciar su propia empresa cuando fue despedido como consultor en un estudio de peluquería en Romford, al este de Londres, Reino Unido.

Al mes siguiente, con el cierre de dentistas debido al aislamiento obligatorio, comenzó a vender dispositivos de limpieza de dientes comprados en China. Así, pronto ganada 16.000 dólares por día.

Su visión empresarial pese a su corta edad lo llevó en octubre a vender ese negocio a un inversionista estadounidense por una suma de cinco cifras, informa The Sun.

Pero lejos de retirarse del mercado, continuó comercializando pero en esta oportunidad con equipos de gimnasio y otros productos de alta demanda a través de Amazon.

Números que asombran
Algunos números hablan por sí solos del éxito de este muchacho: Ben realizó ventas por de 275.000 dólares en su mejor mes y durante otro, cambió acciones por valor de 140.000 dólares en apenas diez días.

El empresario autodidacta generó 1 millón de dólares en solo 10 meses con solo una computadora portátil, teléfono e Internet a su disposición, amplía el periódico británico.

Gulliver realizaba su trabajo en el garaje de la casa de sus padres en Kidderminster, Worcestershire. Pero a medida que su negocio fue creciendo no le quedó más remedio que abrir una oficina en la cercana Bewdley.

“No estaba disfrutando mucho de mi trabajo vendiendo trasplantes de cabello a la gente y cuando nos dieron de baja pensé que tenía que ir por esto”, contó Ben.

“Comencé a investigar en YouTube para ver qué proyectos comerciales podía hacer. Empecé a pensar en lo que la gente necesitaría durante el encierro y mi primera idea fue comprar y vender un dispositivo de limpieza de placa dental debido a que que todos los dentistas estaban cerrados”, justificó con mucha visión.

Después de vender esa idea-empresa, pasó a la siguiente etapa. Y revela: “Seguí vendiendo equipos de fitness porque la gente hacía más ejercicio desde casa con los gimnasios cerrados.

Empresario prematuro
Ben ahora pudo contratar a uno de sus amigos para el complejo servicio de atención al cliente, lo que le proporciona un “flujo estable de ingresos”.

“Gané más de 1 millón de dólares hasta ahora, aunque en realidad son ingresos, no ganancias. pero estoy muy sorprendido”, reconoce quien tiene clientes a nivel mundial, que van desde EE. UU., África hasta Asia.

Ben había mostrado su talento emprendedor a edad temprana, vendiendo las paletas para niños de 15 centavos a 1 dólar. Y a los 14 ganaba 1.400 dólares al mes intercambiando ropa en línea.

Abandonó la escuela a los 16 años y no fue a la universidad, sino que consiguió un puesto de trabajo con Neil Westwood, cuyo negocio Magic Whiteboard es una de las historias de mayor éxito de Dragons ‘Den de la BBC.

“Trabajé para Neil durante dos años. Me enseñó mucho. Siempre estuve interesado en hacer preguntas sobre negocios, quería trabajar para mí”, amplía.

Pero su horizonte en los negocios es sumamente amplio. Y lo deja claro en sus dichos: “El siguiente paso para mí es juntar una cartera de propiedades. Me gustaría comprar casas, reformarlas y venderlas”.

Por otro lado, Ben insta a otros jóvenes emprendedores que están pensando en comenzar sus propios negocios a que no bajen los brazos.

“Quiero difundir el mensaje de que cualquiera puede hacer esto si se lo propone. Ayudar a los jóvenes a poner en marcha sus empresas y darles consejos. Ese impulso necesario para empezar”.